ASOCIACIÓN DE FAMILARES DE ADOLESCENTES CON TRASTORNO ALIMENTARIO Y/O CONDUCTA

Nuestra misión

Nosotros ayudamos a las familias que están en proceso de tratamiento en centros terapéuticos, participamos en grupos de ayuda presencial, grupos de whatsapp, etc. Disponemos de la colaboración de profesionales en el ámbito de la psicoterapia, educación, meditación, mindfullness, biodanza, etc.

Con el objetivo de mantener informados a las familias de los recursos de salud mental, disponemos de Facebook, Twitter y nuestra página web.

Paralelamente, Asfatac participa en varias mesas de diálogo con la administración y otras entidades, como el programa de abordaje integral de casos especial complejidad de la Generalitat, Comunidades Terapéuticas, Consells de salut, Cluster de Salud Mental, Intercluster audiovisual, con el objetivo de dar voz a los familiares de pacientes en la detección de necesidades,  recursos y toma de decisiones entre las entidades y departamentos involucrados (Salud, Educación, bienestar y familia, justicia), y ello porque entendemos que los trastornos de adolescentes carecen de un abordaje transversal.

¿ Cómo surgen estos trastornos y como se detectan?

En primer lugar detectamos que todos los trastornos comparten síntomas comunes, de carácter emocional, conductual, adicciones, que se pueden manifestar de la siguiente forma:

  • Problemas emocionales: Pueden llevar a un adolescente a la depresión, a tener trastornos alimenticios, autolesiones, insomnio, adición a videojuegos y móviles o preocupaciones exageradas sobre su apariencia física.
  • Problemas de drogas: en la etapa de la adolescencia es común el consumo de drogas, siendo el consumo de alcohol y cannabis los que más se consumen, por la aceptación social, por temas de identidad, etc.
  • Trastornos de conducta: Los adolescentes desean tener libertad, sin aceptar los límites ni normas de casa. Los hogares pueden transformarse en auténticos campos de batalla.
  • Problemas escolares: Son provocados por diferentes situaciones, como la relación con los padres, problemas de integración en la escuela, por falta de confianza en sí mismos, pocas habilidades sociales o por ser víctimas de Bullying. En esta fase suelen darse muchas expulsiones de los centros y los alumnos suelen faltar mucho a clase.


    ¿Qué hacer cuando se detectan los síntomas? ¿Cómo se diagnostican?

    Una vez detectado algún síntoma, emocional, de conducta, de aprendizaje o de consumo de tóxicos, es aconsejable dirigirse a los directores y psicopedagogos de los Centros educativos donde están matriculados los adolescentes, para que deriven el caso al EAP y este al CSMIJ (o CESMA) si es necesario para una intervención más temprana posible (inicio a partir de los 11,12 a 13 años).

    También existen centros privados que disponen de servicios de neuropsicología que realizan estos diagonósticos y tratamientos cubiertos por el seguro escolar.